Las emociones positivas - Las emociones negativas: La fuerza

Jordi Clotas.- Sentirse fuertes es una de las emociones cruciales en la construcción de nuestros planes de acción. Forma parte de esa sensación única que es la del control de la situación, la del poder de actualizar nuestras capacidades y aplicarlas a nuestros objetivos vitales. Es la fuerza la que escribe nuestras biografías, los hechos, los hitos, las hazañas; la que acompaña cada gesta; la que nos empuja a la realización de sueños y a la materialización de los proyectos. Sin la fuerza, todo queda amontonado y cubierto por el polvo de la frustración en el rincón de las buenas intenciones y los grandes propósitos.

La fuerza ensancha nuestros dominios. Cuando nos sentimos fuertes ninguna barrera es lo suficientemente definitiva. Nuestra autoestima se eleva por encima de ellas y traspasa límites que resultan no ser tales. Tras cada paso complejo crece la sensación de poder, y en ese ser poderoso la fuerza se multiplica sin cesar para afrontar el siguiente reto. De la voluntad de poder al poder de la voluntad se dibujan los trazos de una identidad en continua construcción, ajena al temor de la imposibilidad. La fuerza alimenta esa actitud indómita que no se rinde, que se rearma tras cada derrota para persistir en el intento. Sentirse fuerte es no aceptar la frustración como respuesta a los traspiés.

Fuerza para atacar metas y defenderse de contratiempos. Fuerza como combustible de la voluntad. Fortaleza de carácter para aceptar la pérdida y construir el nuevo logro. Fuerza para mejorar el presente, por cómodo que éste provisionalmente se nos antoje. Fuerza para prepararse para tener más fuerza y fuerza para sentirla. Hay pocas emociones que generen tanto sentido como la de sentirse fuertes para lo por venir, sea del signo que sea y bajo la forma que se nos quiera presentar. Hay quien lo resume así:

Tu lema:

La fuerza del pensamiento es la luz del conocimiento; la fuerza de la voluntad es la energía del carácter; la fuerza del corazón es el amor.

Ludwig Feuerbach, filósofo alemán (1804 – 1872)

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies