Reseña de 'Lo que la vida te cuenta' de Gisela López Sanfeliu

Cuenta el Génesis que “en el principio fue la palabra”. Lo que aparentemente contiene algo de enigmático no lo es tanto. ¿Por qué contamos a los otros nuestros problemas? ¿Es un gesto meramente informativo? ¡Para nada! La función del relato, entre otras, es la de servirnos como guía para entender, de manera estructurada, qué ocurre con nuestra vida. Las palabras dibujan un desfile de emociones frente a nosotros en el que cada cual se decide a ocupar su lugar en la escena para explicarnos una historia, la historia de nosotros mismos en el ahora-y-aquí. Lo llamamos “autoconciencia”, y su vehículo predilecto es el lenguaje, la palabra, esa palabra a través de la que Gisela nos explica, ni más ni menos, “Lo que la vida nos cuenta”, “los guiones que vivimos” o a través de los cuales nos vivimos.

Lo que parece evidente para la escritora es que el oficio de vivir requiere compromiso. Con cierto aire existencialista, nos recuerda que somos lo que vivimos… y precisamente vivimos lo que somos capaces de narrar(-nos). Explicar la propia historia es poner sobre la mesa un arsenal de trampas y recursos. Basta con saber discernir cuál es cuál y en qué momento van a hacer acto de presencia en nuestro relato. Nuestra identidad personal está en juego en cada una de esas decisiones, sin más, sin menos. Y es que el propio Yo no es un punto de partida (sólo), sino un punto de llegada (también).

Compartir la propia experiencia con el otro convierte el vivir en una experiencia interactiva, donde la empatía tiene un papel crucial al permitirnos ocupar el lugar del otro, algo así como vivir muchas vidas en una sola y con los riesgos (casi) siempre controlados. Para ello, basta con saber digerir las emociones que todo ello conlleva. Amar, respirar con (y en) el otro; aprender a trascenderse; saberse en la posibilidad de lo distinto; interaccionar a distintos niveles; descubrir los límites y las normas del juego de la vida hasta el game over.

Este es un libro valiente, osado, desde el que adentrarse en la propia personalidad para descubrir algunos rincones inesperados de la misma. Una serie de ejercicios y preguntas mordaces e incisivas nos permiten atrevernos a lo distinto, a lo imprevisible y, sobre todo, a escapar de una imagen a la que nos hemos acostumbrado como si fuese eterna e inmutable. Es un libro para, sobre todo, atreverse a cambiar hacia una identidad más sólida y real desde la que revisar todo nuestro universo.

La palabra es el tren que nos conduce a las distintas estaciones de la vida. Empieza el viaje. ¿Destino final? Tú mism@.


Gisela López Sanfeliu: Nacida en Barcelona en 1982. Es psicóloga transpersonal y terapeuta Gestalt. EstudióPsicología en la Universidad Autónoma de Barcelona para después especializarse en Psicología Forense, debido a su interés por la psique humana y la evaluación psicológica. Fruto de su búsqueda incesante se formó en Terapia Gestalt en el Institut Gestalt de Barcelona, así como en Terapia de Pareja sistémico-relacional, en la Psicología Integrativa de Claudio Naranjo (eneagrama), en las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger y en la Bioenergética de Lowen.

Paralelamente, y aunando la parte espiritual con la psicoterapia, estudió Terapia Regresiva (a infancia, útero y vidas pasadas), Técnicas Energéticas (Reiki, Tapping), Registros Akáshicos (es maestra de los 3 principales linajes) y Yoga Tibetano y otras técnicas tántricas con su maestro Tulku Lama Lobsang.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies